domingo, 4 de noviembre de 2012

Yo soy de letras puras.

Vamos, que estudié el bachillerato humanístico. Con su Latín y su Griego. Con su Historia del Arte y su Historia del Mundo Contemporáneo. Fueron buenos tiempos. Ayer, leyendo esta carta abierta de un profesor de latín y griego, me acordé de mis años de bachillerato y sentí cierta nostalgia. Si tuviera que decir cuál es la época de mi formación académica en la que más he disfrutado, diría que el Bachillerato. Esos dos años fueron maravillosos para mí. Realmente no iba a clase por obligación, disfrutaba muchísimo de las clases. Hasta me gustaría volverlo a repetir. ¿Os parece una locura?



Y me da pena, la verdad, que el futuro de las humanidades sea tan negro. Como dice el profeor del artículo antes citado, "en este país de usureros y mercaderes, de marimantillas y juancirios, de futboleros y cotillas", poco futuro queda para nosotros.  Y tampoco creáis que fuera la cosa pinta mucho mejor, o quizá es que me da la sensación a mí. Sí, piden ingenieros, arquitectos, médicos, enfermeras, ... pero ¿gente formada en humanidades? De eso no. Eso no es útil, pero solo en el sentido de que no es productivo. Porque ahí estamos, confundiendo la utilidad con la productividad, pero la utilidad tiene muchas dimensiones más allá de aquella a la que la solemos reducir. No sé cómo está el tema, pero me da la sensación de que el Bachillerato de Humanidades no tiene que estar muy concurrido. Y menos que lo va a estar. Lo dicho: me da pena.

Recuerdo con mucho cariño las clases de latín y griego, y a mis profesoras de 1º y 2º de bachillerato, Belén y Carmen, respectivamente.  Mis compañeros solían preferir el griego, pero a mí me llamaba más la atención el latín. Igualmente, con ambas lenguas, lenguas muertas, como solian recordarme a menudo amigos, compañeros, y demás, disfruté muchísimo. En 1º aprendí gramática: las declinaciones, los verbos, los adjetivos, ... empezamos a traducir frases sencillas. En segundo nos metimos de lleno con la traducción. Me encantó traducir las fábulas de Esopo, descifrar aquellos textos. Y La guerra de las Galias. Me sentía un poco arqueóloga. Era tremendamente divertido y entretenido, al menos para mí. Y los viernes, como teníamos clase de latín a última hora, y Carmen decía que no había quien se hiciera con nosotros, nos traía cómics en latín, sobre mitología, como la historia de Dido y Eneas.  Aparte de ser placentero, agradable, diría que fue útil. El trabajo con el latín y el griego me ayudó muchísimo con la sintaxis en castellano. Con los ejercicios de etimología amplié mi vocabulario, y el latín me ayudó bastante para aprender valenciano.

También me encantaban las clases de Historia del Arte. El profesor era tremendamente excéntrico. Pero lo que realmente me maravillaba era centrarme en las obras de arte, analizarlas, encontrar el patrón que seguía cada época, hasta el punto de ver una obra desconocida y poder situarla en su periodo. Aparte de ser muy estimulante, esto me ha servido para meterme en un museo y saber valorar el arte, disfrutar del mismo, para ser más culta, si es que eso vale de algo.

En Historia del Mundo contemporáneo  estudiaba muy a gusto. Me gusta la historia, pero la verdad, una se harta mucho de estudiar durante toda la etapa escolar siempre los mismos periodos, porque al periodo contemporáneo nunca se llega :P Una asignatura completa para él fue estupendo. Además, la profesora era tremendamente buena. Y algo que me encantó fue que el último trimestre, cada alumno tuvo que preparar un tema que se sorteó, sobre algún acontecimiento importante del siglo XX, y exponerlo ante los compañeros. Nosotros dimos las clases, nosotros investigamos, nos metimos en la historia. Mucho mejor que escuchar y repetir, ¿no creéis? A mí me tocó el Mayo del 68, y me encantó rebuscar entre consignas y tópicos para ir más allá.  ¿De qué sirve saber historia? Pues para que no nos engañen, para reconocer pautas, procedimientos, comportamientos... Por ejemplo, para saber que en tiempos de crisis económicas, el populismo puede ser un caldo de cultivo magnífico para los fascismos y el recorte o eliminación de derechos. 

Me han dicho más de una vez que he echado a perder mi inteligencia. Que cómo dejé las ciencias - itinerario que tomé en 4º de ESO - para dedicarme a las Humanidades, en Bachillerato y posteriormente, en la universidad. Yo prefiero pensar que fui fiel a lo que siempre me interesó, que hice lo que quise, y que por tanto, las consecuencias de ello, sean las que sean, pesan menos.  Como me dijo el profesor de Historia dle Arte en la cena de fin de curso: "Haz lo que quieras. Puedes acabar siendo una licenciada en filosofía que trabaja de barrendera, pero sabrás que las decisiones que te han llevado a ese sitio son las tuyas."

Pues eso.

14 comentarios :

  1. La verdad que es una lástima, y una vergüenza encontrarte con gente que ni sabe escribir, ver incluso médicos que cometen unas faltas de ortografía tremendas. Yo también hice el Bachillerato de Humanidades y me gustó muchísimo, sobretodo griego, historia y arte, lo chungo es al decidir que hacer después del instituto, es cuando te encontrabas la primera dificultad, módulos por letras apenas hay, y la mayoría de las carreras por letras ahora mismo tienen un futuro más bien negro o incierto. Yo tengo una prima que en el último momento, ya fuera de plazo, tuvo que solicitar plaza en un instituto porque el colegio al que iba decidió in-extremis suprimir el bachillerato de humanidades alegando falta de alumnos. Pero lo peor no está en las humanidades, sino en que cada vez la gente tiene menos interés por aprender.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque el espíritu de no aprender, sino formarse para hacer algo, cada vez afecta a más gente. La gente no estudia para aprender, sino para colocarse. Triste.

      Y triste que todas las carreras de humanidades - salvo alguna filología- tengan un futuro tan negro. Dice bastante de nuestra sociedad.

      Eliminar
  2. Yo también hice el Bachillerato de Humanidades, de eso hace una década y ya entonces, solo eramos 10 alumnos... muy triste
    Pero si es verdad que para mí fueron los mejores años, más incluso que la Universidad, porque me encanta historia del arte, griego, latín e historia de la filosofía (eran las asignaturas de Humanidades en mi época, la Historia de España era obligatoria para todos los bachilleratos)iba a clase súper motivada y que fueramos pocos alumnos también era un aliciente, porque los profesores se dedicaban a cada uno muchísimo, aún conservo la amistad con esos profesores por cierto :)
    Y ojalá hubiera podido estudiar algo de Humanidades, elegí una carrera con "salida" como "Turismo" y ahora estoy en el paro igualmente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En nuestra clase, en 1º éramos como 20 que la profe de Latín y Griego flipaba, porque normalmente nunca tenían más de 12. Pero en 2º nos quedamos unos 12-15. Pero ya digo, fuimos una promoción anomala. Normalmente no había grupo de humanidades. Iban juntos con los de Ciencias Sociales, y en las horas de latín, griego, historia del arte y eso, hacían desdoble. Son asignaturas preciosas.

      Y eso que dices me consuela, ¿sabes? Estoy en paro, pero al menos hice lo que quería, que no es poco.

      Eliminar
  3. Yo estudié ciencias puras: física, química, matemáticas y biología (huí del dibujo técnico como de la peste XD), pero en segundo de BUP estudié latín. La verdad es que yo disfrutar, no disfruté lo que se dice mucho, porque además mi profesora era muuuy chunga (el examen final era un párrafo enooorme de no se qué de Julio César), pero desde luego le reconozco su importancia como asignatura...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi novio hizo "letras mixtas", y claro en BUP todo el mundo, ciencias y letras, pasaba por el aro del latín xD Y él lo sufría. Y yo cuando la gente me dice eso, no lo puedo entender XD Supongo que es como la filosofía, que ahora me encanta, pero hubo un momento que la odié por culpa de una profesora. :P A nosotros las profes siempre nos decian que el latín eran nuestras matemáticas: ayudaban a desarrollar el pensamiento analítico. :)

      Eliminar
  4. Eso es lo mejor, estudiar algo y disfrutar con ello ^^
    Una de mis amigas en Bachillerato estudiaba lo mismo y si, eran muy pocos en clase. Algunas las hacían juntamente con los de sociales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que suele pasar normalmente :) Pero sí, solo por esos dos años maravillosos que pasé, no cambio esa decisión por nada del mundo :)

      Eliminar
  5. Yo soy de letras puras. En mi caso creo que eso se escogía en 3º: latín y griego y en COU seguías con ello. Los de mixtas daban algo de mates...ains ya no me acuerdo!!!
    Si que recuerdo que a mi me gustaba mucho, tanto que al finalizar el curso, COU, me compré un libro de Salustio, latín, para traducirlo....¿¿¿???? me dio la locura. PEro no os asusteís que no lo traduje jamás. Se quedó tal cual.

    Es curioso como siempre están en el ojo del huracán las humanidades. Será por lo de la utilidad, pero bien podría decir yo que a mi saberme los vertebrados y los invertebrados me ha servido para poco en mi vida. Y no digo nada del dibujo técnico...no he vuelto a dibujar jamás. Tamcpoo hago raíces cuadradas y he dejado de hablar francés. De física igual algo he aplicadoa mi vida personal...y de quimica...pues...que voy a decir...vamos que no me acuerdo de nada. Asñi que la utilidad o no es una chorrada. Cuando te haces mayor comprendes que lo que aprendes en el instituto te sirve para ir formandote como persona, para crear tu pensamiento. Para aprender a reflexionar, a valorar, a vivir, a ser independiente. Sirve para saber cosas, para relacionarte con los demás. Sirve para que si algo te fascina siguas entusiasmandote por aprender. sirve para que no seamos amebas, setas, imbéciles.
    Pero tenemos la mania de no valorar aquello que nos hace mas libres. Sea cual sea la forma de libertad elegida. Yo soy de letras y siempre defenderé las humanidades. Sí, Bettie, me da también mucha satisfacción ver una catedral y saber decir a que estilo arquitectonico pertecene. ¿de que me sirve eso? a mi me hace FELIZ.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. Creo que tienes razón en que eso más que para especializarnos - que ya nos atontamos y especializamos bastante después - sirve para formarnos como persona, para hacernos cultos. Bueno, cada vez menos. Cultura clásica fuera, ética fuera, enseñanzas artísticas fuera.... en fin...

      Eliminar
  6. ¿Sabes que te envidio? Desde hace años sé que me equivoqué de itinerario. Me metí por ciencias sociales y fue una auténtica porquería. Mucha matrícula y todo lo que quieras, pero un coñazo. En 1º y 2º quise hacer el mixto, coger latín e Hª del Arte, pero en mi instituto no había alumnado/profesorado suficiente y no pude. Una mierda, vamos.
    Mi suegro es profe de latín y griego y además es un friki que en sus ratos libres se pone a hacer traducciones de textos, tiene la Odisea en 352.780 ediciones diferentes, lee cómics basados en la Roma Antigua... Supongo que si algún día quiero aprender en serio él se ofrecería encantado xDDD
    Ni siquiera en la asignatura de Literatura Universal dimos nada de interés, sólo éramos 5 y daba igual lo que hiciéramos, la tía nos tenía una nota agenciada a cada uno y punto pelota. Muy triste.
    Tenía la suerte de que me gustaba TODO, pero no quería hacer carrera de ciencias, así que me fui a mixtas porque para lo mío necesitaba algo de base de matemáticas. ERROR!!
    Pero bueno, me parece fatal que desde tan joven se te obligue a decidir sin tener oportunidad real de aprender de todo =(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si se deja de poder elegir, lo que va a ir a la basura van a ser las humanidades. Ains, un día, hermanita, tienes que presentarme a tu suegro xD :)

      Eliminar
  7. Estoy indagando por tu blog porque la verdad es que tienen super buena pinta, tus artículos!

    Yo, como está escrito en mi perfil del blog ya que no me avergüenzo de ello, estudio la carrera de Humanidades. Es una carrera de lo más interesante y te abre la mente muchisimo. Relacionamos el arte con la historia y la filosofía. ¿Futuro incierto? SÍ, con mayúsculas. Y es una pena porque la gente que estamos tenemos muchas capacidades.
    Pero bueno. Yo confío. Siempre he creído que para muchos trabajos se necesita más capacidad ( organizada, responsable etcetc, ) que no conocimientos específicos sobre algo muy concreto. Y lo primero, la mayoría de los que hemos hecho carrera, lo hemos adquirido a lo largo de los años sí o sí.

    Como me enrollo! Espero explicarme!
    Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, madre. Lo que tendrás que aguantar cada vez que dices qué estudias... Pero Humanidades es, estoy segura, una carrera INTERESANTÍSIMA. :)

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...