martes, 23 de mayo de 2017

El año pasado.

Yo quiero creer que no siempre he sido así de triste y de cascarrabias. Que no siempre he estado así de amargada con algunas cosas. De hecho, hoy me he puesto a rebuscar en el blog, en post del año pasado por estas fechas y, oposiciones inminentes y todo, encontraba hueco para la alegría, para compartir, para hacer cosas que me gustaban. Porque me apetecía hacerlas. 

¿Recordáis cuanto os hablaba de mis niños? ¿Cuánto me ilusionaba con mi trabajo?

Echo eso en falta. Mucho. Y esta tristeza escuece mucho más cuando tengo momentos de tanta alegría y tantas razones para ser feliz. 

Es como una mancha en un cristal totalmente transparente. 

Menuda mierda. 



PD: A lo mejor estoy equivocada y ya era así de penas, gruñona y quejica antes... Si es así, me lo decís. 

Mr. Sandman, bring me a dream...

Últimamente la sonrisa se me tambalea con frecuencia. Basta un soplo de viento un abrazo para que se desate el temporal. Me cuesta dormir. Me cuesta reír. Me cuesta ver las cosas buenas, y sé que las hay, pero casi parece que se escondiesen, temiendo que toda esta tristeza les fuese a manchar los vestidos de volantes. 

Es tarde. Hace un par de horas que debería estar dormida. Tú también lo sabes. Oigo los engranajes de tu cerebro moverse (es que eres muy mayor), intentando dar con la manera de hacerme dormir rápido. Te tumbas a mi lado y me acaricias el pelo. 

-Quiero oírte. Háblame de nosotros -te pido.
-¿De nosotros? -preguntas.
-Sí. De nosotros. De cosas bonitas nuestras. 

Y hablas. Y hablas. Y de vez en cuando te paras, no sé si pensativo o somnoliento. Río bajito. Sigues hablando. Y sigues hablando. Y me traes sueños. Y ganas de dormir. 






Os dejo un poema que hoy me ha tocado la fibra. 

miércoles, 10 de mayo de 2017

No tengo ganas de escribir.

No tengo ganas de escribir. Me parece que nada de lo que tenga que decir tiene importancia. A decir verdad, me pasa desde hace algún tiempo. Y eso es un problema, porque acabo guardándome dentro todo el veneno y, en una de estas, me muero intoxicada con mi propia bilis. 

A lo mejor debería soltarlo pero ¿qué os digo? ¿Que hoy he leído que alguien defendía eso de ser becario por 0 euros hablando de la mediocridad de aquellos que prefieren ahorrar a triunfar? 


Podría, y podría deciros también que me ha hervido la sangre. No hacía falta que me dijesen que el autor de esa carta al director era un niño bien que ha sido mantenido por sus padres forrados de pasta toda su puta vida, ya lo sabía. A mí que no me vengan con esas mierdas. A ese no le ha faltado nada, necesario o no, nunca. No sabe lo que es trabajar para comprarse los libros de texto. Gastar lo mínimo para llegar a fin de curso con remanente porque el curso siguiente vas a tener que vivir de eso hasta que llegue la beca (allá por diciembre o enero). Ese no sabe que no se vive del aire y que no todos tenemos redes de seguridad. Ese no ha visto llorar a su padre por no haberle podido dar "nada". Vamos, no me jodas.

Y bueno, a eso me refería con el veneno.

Y la cosa es que no estoy para tragar mucho veneno, ¿sabéis? He tenido más tolerancia, pero últimamente la vida me queda grande y cualquier pequeña piedra en el zapato me hace perder el equilibrio. Me dicen que busque ayuda, que no me calle, que no me aisle, pero la cosa es que es una tontería, no es para tanto, a todo el mundo le pasan estas cosas y no puedo ser tan débil. Lo que tengo que hacer es, pues eso, ser más fuerte, tener más aguante, echarle ovarios. Y ya está. Todo pasa y esto pasará también. Y tengo que quitarle importancia. O empezar a dársela, no sé.

En fin, que a lo mejor me vendría bien contarlo, yo qué sé. Pero es que no tengo ganas de escribir. 

lunes, 1 de mayo de 2017

Cómic: Sandman. Obertura., de Neil Gaiman

El 30 de abril, ECC ediciones comenzó a publicar la edición Deluxe de Sandman. Serán 8 tomos así de chulos. Por suerte, el primero reune los 6 números de Obertura, la precuela de Sandman que se publicó en los últimos tiempos. Yo pensé en irme comprando los tomos de grapa poco a poco, pero pensé que tenía más sentido esperar a tenerlos todos reunidos en un ejemplar que fuese más resistente. ¡Por fin! Ya tenía ganas de leerlo...

¿De qué va el libro?

Si habéis leído Sandman (y quizá, aunque no lo hayáis hecho) sabréis que la saga empieza cuando un hechicero de poca monta consigue encerrar a Sueño dentro de una esfera durante varias décadas, provocando desastres en el reino onírico y desencadenando la acción. Pero ¿por qué fueron capaces de encerrarlo? ¿Qué había pasado para que un humano pudiese encadenar al Oneiromante? Eso es lo que explica Obertura.

Hablando del libro...

Esta edición recoge, como ya he dicho, los seis números de Obertura que se publicaron en grapa, pero incluso si la comprasteis en su momento, creo que merece la pena hacerse con este ejemplar por lo chulísimo que es. A mí casi me han dado ganas de rehacer la colección completa con el mismo diseño, pero se me ha pasado rápido (los cómics son caaaroooos).

Como ya he dicho, nos presenta la historia que explica por qué un humano pudo aprisionar a Sueño, estando este tan debilitado que hasta pudieron desposeerlo de sus objetos de poder. Es una cosa que yo no me había planteado, pero claro, tiene sentido: ¿Cómo puede un simple mortal dominar (hasta cierto punto) a un ser tan poderoso?

Bien, parece buena idea contar una historia que de razón del inicio de Sandman, ahora bien (me siento sucia y horrible diciendo esto), la historia no es gran cosa. A lo mejor, podría ser, quién sabe, que yo no me haya enterado de lo profunda que es, pero vamos, Obertura me parece que no está, ni de lejos, a la altura de la serie regular de Sandman. Me refiero al guión. Sí, es más atrevido y experimental, pero no tiene la riqueza ni la fuerza de las anteriores entregas. En cuanto a dibujo, por ejemplo, sí que es muy bueno, o a mí me ha gustado mucho, pero la historia...  Meh.

Evidentemente, sí que se dan los elementos por los que Sueño acaba debilitado, y se ve cómo un personaje se dedica a lo mismo que en la serie regular (esto es, a tocar los ... bemoles), lo cual aporta continuidad, no veo que la aportación sea demasiado grande. Llamadme tiquismiquis.

No me arrepiento de haberlo comprado, ni de haberlo leído, por supuesto, pero vamos, que no creo que lo relea (como sí hago de vez en cuando con la serie regular, y eso que tiene unos poquicos números). Y si yo estoy diciendo esto de algo relacionado con Sandman, es que merezco morir entre terribles sufrimientos y sin posibilidad de reencarnación, pero bueno, es lo que hay.

Merece que le deis una oportunidad pero, eso sí, siempre después de la serie regular :)

Os dejo un trocito...

Evidentemente, salvaré al gato, cómo no.



En resumen, este cómic... 


Me sabe mal poner este icono, pero bueno... No me ha disgustado, pero la verdad es que me ha decepcionado un poco: esperaba bastante más.

Ahora empezaré Ritos funerarios, que me lo regaló mi querida Runa. A ver qué tal. ¿Alguien lo ha leído? :)



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...