lunes, 16 de abril de 2012

Libro: Los Juegos del Hambre, de Suzanne Collins


Mi amiga Tania me recomendó el Jueves por la noche que empezase a leer este libro.  Me dijo que era fascinante, mientras me enseñaba, orgullosa, la trenza al estilo Katniss que le había hecho su hermana. Yo ya andaba al tanto de el fenómeno "Hunger Games", porque en mi Tumblr, mucha de la gente que sigo es fan de la saga y de la película. Lo cierto es que ya tenía curiosidad, pero como creo que ya dije alguna vez, los grandes fenómenos fan me causan cierto rechazo hacia el objeto del fanatismo en cuestión. Pero cuando una persona en cuyo gusto confío me hace una recomendación, no puedo más que hacer un intento.

Pues os digo que el intento ha merecido la pena. Lo empecé el Viernes y lo acabé anoche, Domingo. Y no esperé para asimilarlo, empecé justo después el segundo libro de esta saga, En Llamas.  Vamos, que estoy en vilo. 

Los Juegos del Hambre ha sido para mí uno de esos libros especiales que consiguen que te metas dentro hasta el punto de ponerte nerviosa por sus personajes, sufrir con ellos, e incluso, derramar alguna lagrimilla. Por desgracia, no me pasa muy a menudo. Me pasó con La voz dormida, de Dulce Chacón, y, recientemente, con los libros de la saga Canción de Hielo y Fuego. Me gusta cuando un libro consigue arrastrarme dentro de su trama hasta este punto. 

¿De qué va el libro? 

Estamos en Panem, un país formado por 12 distritos, en un futuro distópico. El país está dirigido por un gobierno opresor y ultra-controlador, ubicado en una ciudad llamada El Capitolio. En este contexto, y para recordar a los habitantes de Panem los peligros de la rebeldía, cada año se celebran los llamados Juegos del Hambre: cada distrito envía a dos jóvenes entre 11 y 18 años ¿o eran 17?, un chico y una chica, ya sean voluntarios o elegidos por sorteo (aunque el método del sorteo también tiene lo suyo), y estos son convertidos en estrellas mediáticas para un siniestro espectáculo que consiste en meterlos en un estadio al aire libre - cada año distinto, por lo que los participantes no saben qué encontrarán - y conseguir que se maten entre ellos hasta que sólo quede uno.
Por diversas razones Katniss se ve envuelta en estos Septuagésimocuartos Juegos del Hambre. Y su vida cambia para siempre. 

Hablando del libro...

Los Juegos del Hambre es una novela dirigida a público juvenil-adulto, yo diría que para adolescentes a partir de 15 o 16 años (pero esto es una valoración personal). Lo que más me ha llamado la atención es el rico escenario que la autora construye alrededor de la historia de Katniss, la protagonista. El foco no está fijo sobre sus aventuras y sus dilemas amorosos - que existen -, sino que se amplía para mostrar un contexto socio-político muy interesante (me encantan los escenarios distópicos, no puedo evitarlo), en el que los personajes no se mueven sólo por intereses egoístas y frívolos, sino que son conscientes que cada una de sus acciones, e incluso sus palabras, puede tener un precio y causar un efecto mariposa que escape a su control. 

Además, esta riqueza se va añadiendo a la novela desde la perspectiva de Katniss, por introspección, recuerdos o narración, o por el testimonio de otros personajes. Esto hace que te impliques mucho más con los personajes, que te adentres en la historia todavía más. 

¿Lo recomiendo?

Por supuesto, siempre que este tipo de novelas os gusten - se que las novelas distópicas no son del gusto de todo el mundo. Y no sólo para adolescentes. Este contexto tan rico puede hacer que se disfrute a cualquier edad, aunque, claro, perdiendo quizá identificación con los personajes. 



Yo, por mi parte, ya estoy por la mitad de En Llamas, aunque no creo que pueda acabarlo tan rápido, pues mañana vuelvo a las clases y tendré mucho más trabajo - menuda semanita me espera - y menos tiempo para leer.  Pero tengo claro que lo próximo que haré en materia de lectura será acabar esta saga. 

Creo que he perdido todo mi criterio, porque últimamente todo lo que leo me gusta ... :P

4 comentarios :

  1. Lo empecé el sábado y lo acabé ayer!!! He dejado otros libros para leérmelo y eso que me pasó igual que a ti, lo tenía desde septiembre y hasta ahora no me dió por él y no sabes cómo me alegro! Aunque sí es verdad que le pongo algunas pegas, para mi todo va muy rápido y me hubiera gustado algo más de elaboración en algunos personajes, que me siguen pareciendo algo planos... Pero no pude evitarlo y ayer fui a por los otros dos jajajajaja
    Ya comentaremos el segundo =)

    ResponderEliminar
  2. Yo ayer acabé En Llamas y empecé Sinsajo xDDD

    No sé, reina. La verdad es que elaboradísimo no es, pero al contrario que atí, a mi me encanta que haya tanta acción. En cuanto a lo de los personajes, creo que tienes razón, pero cuando empieces a leer los otros creo que cambiarás de opinión :)

    ResponderEliminar
  3. La trilogía de "Los Juegos del Hambre" no es que sea una historia tan elaborada, hasta cierto punto es muy predecible en muchos aspectos.

    Que una buena parte de los personajes sean adolescentes, no quiere decir que los libros sean dirigidos a este público, sobre todo por el dilema moral que la autora trata de desarrollar, es mas bien para un público mayor de veinticinco años.

    Como algo para entretenerse y pasar un rato está bien. Siento que fueron escritos pensando mas en que podrían convertirse en película, que como novelas escritas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no subiría tanto la edad. Creo que el dilema moral que se plantea lo pueden entender chavales más jóvenes. Yo misma tengo menos de 25 años, por poco. :P

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...