sábado, 12 de agosto de 2017

Hacer planes.

Hay una manía que quiero quitarme, y es la de hacer planes. Algo he mejorado, desde luego, pero una no se quita los hábitos de toda la vida de la noche a la mañana. Y eso que lo sé: sé que hacer planes es, en muchos casos, una fuente de frustraciones y una madriguera para sueños rotos. Lo sé. Lo he visto.

Hoy, por ejemplo, paseaba por los alrededores de la huerta de mi padre. A medida que me acercaba, veía alzarse dos árboles bastante grandes ya. Son dos pinos que plantamos mi hermano y yo, uno cada uno, cuando éramos pequeños. Flanquean los lados de una pequeña rampa de entrada. Recuerdo que mi padre nos decía que serían la entrada a un "chalet" que iba a hacerse allí. También plantamos una parra cada uno que, según mi padre, daría sombra en el porche.  Yo podría tener 7 años cuando planté aquel árbol. Ahora tengo 29. Y mi padre no está más cerca de hacerse su pequeña casita de campo. Si  acaso, está más lejos.

Eso me pone muy triste, ¿sabéis? Todos los planes geniales que mi padre ha tenido a lo largo de su vida, todos los sueños que han quedado en nada. Y mi padre se lo merece. No solo soñar, sino que sus sueños se hagan realidad. Ha trabajado durísimo toda su vida y no ha conseguido casi nada de lo que soñaba.

Sé que a él también le pone triste a veces. Y eso me pone aún más triste.

Así que debería tener la lección bien aprendida: Bettie, no hagas planes.

10 comentarios :

  1. Llega la vida y te lo derrumba todo de un manotazo. Las cosas rara vez salen como se planean :( Pero por el simple hecho de ir viviendo, se quiera o no, también me temo que es inevitable hacer planes. Aunque sean inconscientes, aunque sean mínimos y a corto plazo. No creo que se pueda luchar contra eso, pero sí creo que se puede luchar contra los grandes planos a largo plazo. Hace tiempo que ya no los hago.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A esos me refiero, ya lo hemos hablado otras veces. Mejor ir abrazando lo que nos da la vida, porque nunca se sabe...

      Eliminar
  2. Este post me ha recordado a mi último post de esta semana (el de "cumplir sueños")
    La vida es así. Y las mejores cosas suelen suceder sin haberlas planeado...
    Un beso, Bettie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a veces las que planeas, nunca ocurren :P ¡Cosas que pasan!

      Eliminar
  3. Uno de los sueños de tu padre eres tú, y ése sí que se ha cumplido (es mejor que la casita, pregúntaselo y verás).

    ResponderEliminar
  4. Quizás no son las metas las que nos hacen caminar, sino el camino en sí... sin sueños, corremos el riesgo de quedarnos parados. Y a veces sólo el hecho de pasear nos hace felices... aún cuando no lleguemos a ninguna parte.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a ver, qué remedio. En esta vida jugamos las cartas que nos dan y hay que aguantar la partida. A veces se gana más, a veces menos, es así. Pero resulta un poco frustrante. O a mí me lo parece, no sé :( Creo que hay gente que se merecía algo más.

      Eliminar
  5. Las metas, los sueños, son los que nos dan esperanza para seguir adelante, para seguir luchando... Si no, ¿qué nos queda? Es el camino a esas metas lo que debemos intentar disfrutar... A pesar de lo duros y frustrantes que pueden ser los resultados...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, una cosa es caminar hacia el horizonte y otra que el sentido dependa de ello. Yo tiendo a lo segundo. Y claro, me frustro muchísimo.

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...